• Sandee Bonita

Not The Average Staycation

Nothing is how it used to be. That was a huge realization for me a couple of days ago when my friends and I decided to do a staycation.


The last time I stepped foot inside a casino was back in March. When my friends came up with the idea of doing a safe and careful staycation, I was all for the idea. I packed my overnight bag, and extra face mask (in case I lost the one I was wearing) and off to the adventure I went.


The first thing I noticed was the signage all over the place. As you walked into the property, I followed the path that led me to a security point that is used to do temperature screenings. Once you’re done, the security personnel offers you any necessary PPE and reminds you that you cannot take off your mask while you’re walking through the casino.


As I made my way to meet my friends, it felt eerie to see how much Las Vegas has done to adapt to the new normal. I spotted hand sanitizing stations, every other gaming machine was off to ensure social distancing, and the bars that are always lit up, were now dark and abandoned.


Once we got to the room, it had an inspection and “cleaned” sticker on our door. The room was beautiful as it had views of the strip and the surrounding mountains. We set our stuff down and off to happy hour and dinner we went.


The dinner experience was also surreal. Tables had signs that explained why they were empty, plexiglass between booths, and made us feel like if we were not living in real life. We got back to our room and talked about how different things are now, and did our best to relax with a face mask (the ones you actually use to moisturize the face 🧖🏻‍♀️😊)


The next morning we made our way to the pool. We noticed that again, the face mask mandate was in full effect and if you were not in the water, it was required to be worn at all times. It didn’t bother me, yet I appreciate the efforts the personnel were taking to keep us safe.


Take a look at some of the pictures I took of the experience:












En Español:


Nada es como solía ser. Eso fue un gran descubrimiento para mí hace un par de días cuando mis amigas y yo decidimos hacer una estadía local. La última vez que entré a un casino fue en marzo. Cuando a mis amigas se les ocurrió la hacer una estadía segura y cuidadosa, estaba totalmente de acuerdo con la idea. Empaqué mi bolso de noche y una mascarilla adicional (en caso de que perdiera la que llevaba puesta) y me fui a la aventura. Lo primero que noté fue la señalización en todo el lugar. Cuando entre a la propiedad, seguí el camino que me llevó a un punto de seguridad que se usa para hacer controles de temperatura. Una vez que haya terminado, el personal de seguridad me ofreció lo necesario y me recuerdo que no podia quitarme la máscara mientras caminaba por el casino. Mientras me dirigía a conocer hacia mis amigas, me pareció extraño ver cuánto ha hecho Las Vegas para adaptarse a la nueva normalidad. Vi estaciones de desinfección de manos, todas las demás máquinas de juego estaban apagadas para garantizar el distanciamiento social, y las barras que siempre están iluminadas, ahora estaban oscuras y abandonadas. Una vez que llegamos a la habitación, tenía una una etiqueta adhesiva para dejarnos saber que ya estaba "limpia" en nuestra puerta. La habitación era hermosa ya que tenía vistas hacia la famosa strip y las montañas circundantes. Dejamos nuestras cosas y nos fuimos a un happy hour en y cenamos. La experiencia de la cena también fue surrealista. Las mesas tenían letreros que explicaban por qué estaban vacías, había plexiglás entre las cabinas, que nos hacían sentir como si no viviéramos en la vida real. Regresamos a nuestra habitación y hablamos sobre lo diferentes que son las cosas ahora, e hicimos todo lo posible para relajarnos con una máscara facial (las que realmente usas para humectar la cara 🧖🏻‍♀️😊) A la mañana siguiente nos dirigimos a la piscina. Notamos que, nuevamente, el mandato de la máscara facial estaba en pleno efecto y si no estaba en el agua, era necesario usarlo en todo momento. No me molestó, pero aprecio los esfuerzos que el personal estaba haciendo para mantenernos a salvo.


Muchas cosas an cambiado, pero no queda más que adaptarse a la nueva realidad.



210 views0 comments

© sandee bonita